Tiene que estar ahí

Llegó a la tienda y entró, pero no vio lo que buscaba. La dueña saludó de forma cortés, pero fría.

–     Buenos días.

Ella le dedicó la mejor de sus sonrisas:

–     Buenos días.

Le preguntó si tenía un libro de Michael Ende, Sigue leyendo

El Lugar Perfecto

Por fin llega el resto. Las voy saludando una por una según van llegando, pero nada de besos, nada de abrazos. Siempre he querido hacerlo con todas mis compañeras, pero no puede ser, nunca pudo ser.

Es la norma: directamente cada una a su lugar, siempre. Sigue leyendo

El Código

A ver,

Tengo 10 minutos para descifrar todos estos símbolos y averiguar el mensaje, pero no recuerdo el significado de todos…

Se trata de un código complejo, al parecer muy antiguo. Sigue leyendo

Ya no me Mirarás Más

Me estoy poniendo nervioso.

Llevo 3 horas trabajando, y no dejas de mirarme.

Intento no prestarte atención, pero te me has metido en la cabeza.

Es volver mi vista al trabajo, y saber que sigues ahí, mirándome.

Me empiezo a enfadar. Me empiezo a frustrar. Sigue leyendo

El Traficante de Milagros

Tengo que ir, ya es la hora…

Salgo a la calle, mis pies ya saben dónde voy.

Me esperan…

La que no me espera es la chica que me abre la puerta.

–          ¿Quién es? Sigue leyendo

El hombre de las gafas rosas

 

–     Había una vez un hombre con un paraguas y unas gafas rosas

–     ¿Qué?

–     Nada

–     Ah…

Sigue leyendo

Los Lados De La Puerta

 

–      Si abrimos esa puerta, estamos jodidos.

Llevábamos ya 2 horas encerrados, y yo discutía con César.

Encerrados, además, por nuestra propia mano. Habíamos decidido cerrar esa puerta en el momento de mayor tensión para salvar nuestra integridad física, y ahora él me planteaba volver a abrirla. Yo tenía mis dudas, pero él insistía:

–      Seguro que ya no está ahí. Se habrá calmado. Sigue leyendo

La Caida

Aún me quedan fuerzas.

Llevo mucho tiempo aquí, he crecido aquí, mi mundo es todo esto. ¿Cómo voy a soltarlo?

Ojalá pudiera evitarlo. Ojalá pudiera quedarme eternamente, pero la realidad es que no aguantaré mucho. La caída será inevitable.

¿Qué pasará ahora? No conozco nada, no sabré donde estaré, no sabré cómo sobrevivir. ¿Y si sufro? ¿Y si muero? Sigue leyendo

Perdón por controlar tu vida

Parece que controle tu vida…

No es mi intención, yo nunca quise eso. Pero parece que necesites mirarme para tomar decisiones, para saber lo que tienes que hacer… y sobre todo, para saber lo que no puedes hacer.

Parece que te quite algo, además… Sigue leyendo

Tragar

Me encanta hacerte tragar cosas.

Tragas y tragas, no tienes fondo.

Tienes preferencias, pero sólo tengo que ajustarme a ellas para que sigas tragando.

No te cansas. Además, tragas feliz.

Te encanta. Sigue leyendo