Más luz que nunca

Era enorme. Un eucalipto.

Su tronco era de metro y medio de diámetro, sus raíces se las notaba profundas y presentes. Su altura, de al menos cinco pisos.

Estaba en la esquina de una urbanización. Llevaba años allí, y estaba solo. Llevaba tanto, que nadie se fijaba en él cuando pasaba, a pesar de su tamaño.

Y un día, cuando pasé, sí que me llamó la atención.

Sólo estaba el tocón. El resto del árbol había desaparecido. Ni siquiera quedaba rastro de hojas en el suelo.

Mientras lo miraba, muy quieta. Un hombre mayor me comentó:

–      ¿Has visto?, mi piso del tercero tiene ahora más luz que nunca.

Anuncios

Una respuesta a “Más luz que nunca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s