La Masacre

Pudo ver una mujer gritar, y a muchos salir corriendo. Pudo ver de cerca cómo moría el primero, con la garganta desollada, y el segundo, atravesado por tres disparos.

Además de esos dos primeros, vio perfectamente cómo morían muchos más. Algunos por disparos, otros por caídas desde mucha altura, y muchos de ellos atravesados por armas de filo. Vio sangre brotar de innumerables heridas, miembros sueltos, más gente gritar y agarrar partes de su cuerpo…

También vio odio, decisión y frialdad. Estaba todo en los ojos de aquellos que mataban y avanzaban. Parecía resultarles fácil. Algunos bromeaban al respecto y reían, otros ejecutaban con semblante impasible y alta efectividad. No dejaron a nadie. Todos los blancos debían ser alcanzados. Y avanzaron…

Él también permaneció impasible, allí desde donde lo veía, bien cómodo. Hasta que terminó lo que había ido a ver.

–          ¿Te ha gustado la peli?- le preguntó su amigo, saliendo de la sala.

–          Psé… lo de siempre…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s