La Tempestad

Ya teníamos las nubes encima. El barco empezó a balancearse mucho, el agua entraba por todos lados, y todo el mundo estaba muy nervioso.

El capitán no paraba de gritarnos a todos, y hacíamos lo que podíamos. Yo sentía la ansiedad a flor de piel, la energía preparada para lo que hiciera falta. Podría pasar cualquier cosa. Había tres personas ocupándose de las velas, y yo me ocupaba de atar a la cubierta todo lo que podría caerse al mar. Entre la lluvia, el balanceo y las olas que se metían en el barco era todo muy complicado.

El capitán seguía al timón, sujetándolo y dándole vueltas. El resto correteábamos por el barco, gritándonos entre nosotros. Yo casi me caí al mar, pero pudieron sujetarme a tiempo… Además, el mar estaba lleno de monstruos. Si me hubiera caído, me habrían devorado enseguida. El corazón latía con ganas. El de todos.

Laura gritó desde abajo:

–    ¡Mi mamá dice que nos tenemos que ir! ¡Hasta mañana!

Todos dijimos adiós desde arriba, y la vimos salir corriendo con su madre, que ya salía del parque.

El resto continuamos a bordo, con la tempestad encima.

Anuncios

Una respuesta a “La Tempestad

  1. Muy interesante… Con múltiples interpretaciones y grandes simbolismos… Me gusta, me gusta… :)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s