¿Por qué me mira?

¿Por qué me mira?

Yo sólo pasaba por aquí, y aprovechaba para descansar… Pero él acaba de reparar en mí, y no hace otra cosa que mirarme. ¿Por qué? ¿Qué tengo de especial?

Tengo encima su curiosidad, toda enorme. Como sus ojos. Unos ojos que casi no parpadean, como si las ganas sujetaran sus párpados…

Ahí sigue. ¿Debería sentirme incómoda? Esto no es muy común… Casi me siento orgullosa.

No he hecho nada, sólo… andar…

Pero ahí sigue… me sigue… ¿Querrá algo más de mí?

Me acerca su mano. ¡Uf! Ahora me siento nerviosa. Intento ir en dirección contraria, pero me corta el paso. ¿Por qué hace eso? Empiezo a preocuparme… ¿Qué quiere? Echo a andar… Me siento insegura, estoy sola, él es mucho más grande que yo…

Pero me coge, sin preguntar ni pedir permiso.  Cierra su mano, me levanta y me lleva. ¿A dónde? Estoy indefensa, no tengo cómo defenderme…

Pero algo me dice que no me hará daño.

A oscuras, me desubico. Ya no sé ni dónde estamos, ni cómo volver al punto del principio.

Abre su mano, veo la luz otra vez y noto encima, de nuevo, sus ojos, llenos de ilusión. Ahora hay otro a su lado, que también abre los ojos, que también me mira, y que grita:

–  ¡Ala! ¡Una mariquita!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s