Amor infinito

Suena el despertador, abro los ojos, lo apago, y ahora más que nunca, te tengo un amor infinito.

Estás aquí conmigo, me relajo y te abrazo. Me acomodo y busco de nuevo esa sensación de rendición a lo largo de tu brazo. ¡Qué a gusto estoy contigo!, ¡qué dulce es el momento! Qué suave…

Y mi cabeza, maldita, me recuerda que tengo que irme, que tengo que dejarte. Pero no quiero. Quiero cerrar los ojos, hundirme contigo. Parar el tiempo…

Quiero quedarme…

Sólo un rato más…

Y de repente, el idilio muere de forma sangrienta… Sólo con el ruido de la puerta abriéndose de golpe.

Es mi madre.

– Carlos, suelta la almohada y vístete. Llegas tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s