El Parásito

¡Qué gorda eres!, no te me quitarás de encima, ¿Verdad?

El caso es que voy a dejar que estés aquí un rato… no debería dejarte, pero voy a hacerlo.

Tengo muchas cosas que hacer, pero si estás aquí, tendré que dejarlo para luego.

¿Qué hacemos? ¿Ver la tele? No quiero. Me aburre… no hay nada… haces que me desmotive. Además, te me has puesto encima con todo tu peso y el mando de la televisión está lejos.

No te moverás, ¿verdad?

¿Me levanto y paso de ti? No me dejas, ahora cualquier cosa me cansa.

Me quitas la energía. Es todo culpa tuya.

¡Maldita pereza!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s