La Princesa sin Vida

Sólo me siento viva cuando estoy contigo.

Tú y yo sabemos que tenemos un vínculo. Me das nombre, me das sentido, me das vida.

Cuando estás conmigo, soy alguien. Haces que realmente sea una princesa. Me amas, me cuidas, me peinas el pelo y me vistes.

Soy importante para ti, y tú lo eres todo para mí.

Y de pronto te vas, no sé a dónde, y me convierto de un segundo a otro en un trasto más que se queda por ahí, que hay que recoger. Dejo de existir, dejo de tener sentido. Soy un trozo de plástico. Algo que hay que guardar y clasificar en tu entorno para que te sientas segura.

Ya no hay actividad, sólo quietud. Ya no hay princesa, ni castillos, ni animales amigos, ni mundos que recorrer contigo. Ya no hay nadie que me lo cuente todo.

Estoy sola.

Pero yo te espero en tu cama, donde me ha colocado tu madre, a que vuelvas del colegio.

Aquí estaré, toda quieta… muerta.

Una muñeca sin vida, hasta que llegues y me la devuelvas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s