El Juego

Se movía constantemente. Subía y bajaba, a veces parecía que subía… pero no. Otras, simplemente mareaba.

Estaba jugando conmigo, pero lo hacía de forma inteligente. Me descubría algo para luego quitármelo de delante, me contaba historias…

Sorprendía cada vez que se daba la vuelta. Me engañaba. Tenía que estar atento al cien por cien para que no se me pasara nada. Mi mente iba por detrás de él. Pero me hacía sonreír.

Me sentía absorbido. Me sentía estimulado. ¿Cómo lo hacía para meterse tanto dentro de mí?

En uno de esos momentos en los que me distraje un poco, mi vista me hizo ser consciente… y salí corriendo por las puertas, justo antes de que se cerraran.

Buff… casi pierdo la parada.

Lástima… fin del jazz, sin previo aviso.

Ese solo de saxo que sonaba en el metro nunca podré oírlo acabar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s